jueves, 6 de enero de 2011

Atardecer

Siento mi corazón en la dulzura
fundirse como ceras:
son un óleo tardo
y no un vino mis venas,
y siento que mi vida se va huyendo
 callada y dulce como la gacela.
Graciela Mistral